IRON DEFICIENCY ANEMIA

Alimentos para el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro y efectos secundarios

La anemia por deficiencia de hierro es el tipo más común de anemia y ocurre con frecuencia en niñas y mujeres durante sus años reproductivos femeninos. Si bien la pérdida excesiva de sangre generalmente causa anemia por deficiencia de hierro, aumentar la ingesta dietética de alimentos ricos en hierro puede ayudar a prevenir y tratar los niveles bajos de hierro en la sangre.

La anemia puede llevar a varias complicaciones de salud, como debilidad, mareos, fatiga, palidez y moretones. Estos síntomas pueden ser graves y pueden inhibir su funcionamiento diario, por lo que a veces es necesario el tratamiento para mejorar sus niveles en sangre. 

¿Qué tratamiento es mejor para usted?

El mejor tratamiento para usted depende de la gravedad de su anemia. Por ejemplo, los casos graves a menudo requieren una transfusión de sangre, mientras que los casos de deficiencia de hierro leves a moderados generalmente requieren tratamientos como suplementos de hierro o cambios en la dieta para aumentar la cantidad de hierro que consume.

Ya sea que tenga un caso grave o leve de anemia por deficiencia de hierro, un diagnóstico de anemia por deficiencia de hierro generalmente significa un cambio en su dieta. Esto significa que tendrá que aumentar la cantidad de alimentos ricos en hierro que consume, así como aumentar la ingesta de ácido fólico y vitamina C en los alimentos. La vitamina C ayuda al cuerpo a absorber mejor el hierro.

Dependiendo de la gravedad de su anemia por deficiencia de hierro, su médico también puede recetarle suplementos de hierro, así como suplementos de vitamina C.

Las niñas y mujeres con anemia por deficiencia de hierro deben aumentar su consumo de carne roja, como la carne de res y el hígado. Esto se debe a que el hierro en la carne se absorbe más fácilmente que el hierro en las frutas y verduras.

Buenas fuentes de hierro dietético

Otras buenas fuentes de hierro dietético incluyen:

  • yemas de huevo
  • pescados y mariscos
  • aves de corral
  • Cerdo
  • jugo de ciruela
  • Frutos secos, como pasas, albaricoques y melocotones
  • Frijoles y nueces, incluyendo legumbres, guisantes, almendras, mantequilla de maní y frijoles rojos, blancos y horneados
  • pan de grano entero
  • Cereales, panes y pastas fortificados con hierro.
  • Verduras de hoja verde oscuro, como espinacas y otras verduras.

Puedes aumentar tu ingesta de vitamina C comiendo más:

  • naranjas, pomelos, limones y otras frutas cítricas (incluidos los jugos de frutas)
  • kiwi
  • mangos
  • albaricoques
  • fresas
  • Cantalupo
  • sandía
  • brócoli
  • pimientos
  • los tomates
  • repollo
  • papas
  • verduras de hoja verde, como la espinaca y la lechuga romana

Los efectos secundarios de los suplementos de hierro y vitamina C incluyen heces oscuras y acidez estomacal u otras irritaciones estomacales. El hierro también puede causar estreñimiento, y es posible que deba tomar un ablandador de heces mientras usa suplementos de hierro y vitamina C.

Finalmente, debe tener en cuenta que consumir demasiado hierro es peligroso y puede causar una condición llamada hemocromatosis o sobrecarga de hierro. Hable con su médico si experimenta efectos secundarios mientras usa suplementos de hierro o vitamina C.

Si está embarazada o amamantando, hable con su médico sobre el aumento de su ingesta de hierro con suplementos de hierro.

Si bien los niveles bajos de hierro son una parte común de su ciclo mensual, puede causar complicaciones en algunos casos graves. Si se siente débil, cansado o fatigado durante su período, es posible que desee consultar a un médico para hablar sobre sus síntomas. Los suplementos de hierro y los cambios en la dieta pueden ayudar a minimizar la anemia y mejorar su salud general durante su ciclo mensual.